Viernes, 9 de noviembre del 2007

El desayuno es una parte enérgica esencial del comienzo de nuestro día.

Corremos desestimando que salir sin él no cambiará nada en nuestro día.

Sin embargo, especialistas en la nutrición han demostrado que comenzar el día con un buen desayuno hará una gran diferencia no sólo en el nivel de energía y de rendimiento a lo largo de nuestro día sino también en la forma en que nuestro metabolismo consume las calorías a lo largo del mismo.

Luego de dormir toda la noche, los carbohidratos almacenados en el hígado son usados en un 80 por ciento, por lo que desayunar ayuda a reponer parte de aquellos que se han perdido durante el sueño.

El desayuno también ayuda a crear energía y a hidratar el cuerpo.

Si tiene hijos jóvenes en edad escolar que además necesitan de energía extra para desarrollar actividades deportivas, o bien alguien en la familia es atleta, esta nota se aplica muy bien para ellos.

“La mayoría de los estudios hallan que los estudiantes de la secundaria y los atletas están constantemente desnutridos”, dice la especialista en nutrición y especialista certificada en dietas para deportistas, Susan Kundrat.

El desayuno para los jóvenes y los atletas juega un elemento fundamental ya que los condiciona para el resto del día en la producción de energía y masa muscular.

También juega un papel relevante para quienes están a dieta. Evitar el desayuno para aquellos que desean bajar de peso, no es nada más que una confusión dañina en el funcionamiento metabólico del cuerpo.

Si sus hijos atienden la escuela secundaria, sabrá lo difícil que se puede tornar a veces levantarlos más temprano para que tomen un desayuno completo y sano. Muchos preferirán dormir unos 15 minutos extra antes de levantarse a desayunar para elegir irse corriendo a clase con el estómago vacío.

No por sorpresa, las estadísticas muestran que el 18 por ciento de los jóvenes entre las edades de 13 a 17 años tienden a evitar el desayuno.

Para que eso no suceda, la clave aquí es ser creativos, generar sorpresa, y llamar la atención con el desayuno como si fuera el plato favorito de la cena.

La pregunta es, ¿qué preparar para el desayuno que sea un productor de energía y alcance el nivel de jóvenes atletas?

Tanto los jóvenes como los atletas, buscan la variedad por lo que aquí les presento un menú para todas las edades para cada uno de los días más complicados de la semana.

Lunes: ¡Este es el día del gran empujón! Comience con la receta de los muffins de arándanos o cereal integral caliente como avena, servido con arándanos azules, zarzamora o fresas con nueces picadas o almendras. O pruebe mi granola preferida, Mona’s, agregue leche orgánica baja en grasa con un poquito de miel. También tiene la opción con el nuevo cereal instantáneo Quaker Simple Harvest hecho de avena, trigo y cebada. Agréguele leche descremada y sírvalo acompañado de jugo fresco.

Martes:
Omelette de clara de huevo con morrones picados y jamón, con un bagel integral y acompañado de jugo fresco.

Miércoles:
Waffles integrales con arándanos azules o duraznos frescos cortados, huevos duros y acompañado de jugo fresco.

Jueves:
Muffins tipo ingleses integrales con un huevo salteado colocado encima, una rebanada de queso tipo muenster o suizo y una rodaja de jamón ahumado. Sirva con leche descremada, cereal y jugo fresco.

Viernes:
Pan integral tostado con mantequilla de maní o almendras, servido con bananas en rodajas, un yogur natural, y para beber jugo fresco.

Para aquellas mañanas cuando los jóvenes, o usted, no desayunan en casa, lo ideal es preparar una bolsita de desayuno para llevar que contenga elementos como, barritas de cereal o barritas de granola, mezcla de semillas y nueces como maní, semillas de girasol, pasas de uva, almendras, pistachos, nueces de soja, yogur, jugo de frutas, bagels, muffins, fruta, fruta seca y bebidas deportivas sin sodio.

Esta es una buena forma de picar camino al trabajo o a la escuela.

Los siguientes muffins de arándanos son ideales para intercalar en cualquier día de la semana, o para llevar al trabajo o a la escuela.

Estos muffins son ideales para congelar y son una excelente fuente de potasio, un mineral necesario para los jóvenes y atletas.

Si desea también puede utilizar arándanos azules en lugar de arándanos o agregar calabacín, zanahoria o bananas.

The Associated Press contribuyó con esta nota.

‘Muffins’ de arándanos

Sirve 12 porciones

  • 1 taza de harina integral
  • 1 taza de harina común
  • 2 1/2 cdtas. polvo para hornear
  • 1/2 cdta. sal
  • 1/2 cda. canela molida
  • 1/4 taza de aceite de canola
  • 1 huevo
  • 1/4 taza azúcar morena firmemente empaquetada
  • 1 taza leche descremada
  • 1 zanahoria mediana, finamente rallada (alrededor de 1 taza, opcional)
  • 1/2 taza de arándanos frescos o arándanos azules (puede usar secos)

Precaliente el horno a 400 degrees.

Rocíe una bandeja con moldes para ‘muffins’ con aceite vegetal.

Combine las harinas con el polvo para hornear, la sal y la canela en un bol hasta que esté todo bien distribuido y combinado.

Luego agregue los elementos húmedos; comience con agregar el aceite, luego el huevo, el azúcar, y la leche, mezclando bien con el batidor hasta lograr una mezcla uniforme.

Agregue los arándanos (y la zanahoria, si usara).

Llene sólo 2/3 de los moldes de ‘muffins’

Hornee unos 20 minutos, o hasta que se vean ligeramente dorados y al insertárseles un mondadientes salga limpio.

Saque la bandeja del horno y colóquela en un lugar seguro para que se enfríe por unos 5 minutos antes de remover los ‘muffins’.

Información nutricional por porción:* 158 calorías, 4 gramos de proteínas, 24 gramos de carbohidratos, 2 gramos de fibra, 6 gramos de grasa (menos de 1 gramo saturada), 19 miligramos de colesterol, 250 miligramos de sodio.

– Porcentajes pueden variar según los ingredientes que agregue o saque.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.